EL ENCANTO DE LA PASTELERÍA

+ OTROS SOUVENIRS DE VIAJES EN EL TIEMPO.

Algunos alimentos nos seducen porque están relacionados con personas y lugares, como las galletas de chocolate que hacíamos con nuestras madres o el olor a baguette de la panadería del barrio donde nacimos. La memoria olfativa, que se da a través de aromas y conexiones neuronales, suscita las emociones de recuerdos guardados. Esta mezcla de sensaciones nos invita a estar más presentes a la hora de comer y a disfrutar el sabor de los momentos, pues en cada bocado tejemos nuestra historia.

ecuerda por un instante: ¿A qué olía tu infancia? ¿Cuáles son esos aromas que evocan tu pasado? Tal vez te llegue la imagen de un árbol florecido que había en el jardín de tu casa, la colonia que usaba tu padre, o la crema de repostería de tu abuela. Quizás aún no tengas identificada una fragancia en particular  que te remita a esos años.Lo que sí es seguro es que una de las maneras más palpables de viajar en el tiempo, es cuando nos cruzamos con un aire que nos transporta a algún momento de nuestras vidas.

 

Olor a hojaldres de mantequilla crujientes: una experiencia de todos los sentidos.

La conexión entre los aromas y las evocaciones del pasado, se debe a que al interior de las fosas nasales hay receptores que remiten la información al sistema límbico, lugar del cerebro donde se originan las emociones y los instintos. Es decir que la lectura olfativa está conectada con la zona donde se generan los recuerdos y sus sensaciones.

Además, está estrechamente relacionada con el gusto, las impresiones de las papilas gustativas tienen también un impacto en la manera en que almacenamos los instantes vividos.

¨Los placeres de la mesa residen en la mente, no en la boca¨

Así lo menciona Charles Spence, psicólogo experimental de la Universidad de Oxford especialista en gastrofísicaEn sus experimentos, Spence ha demostrado que servir un postre de fresa1en un plato blanco aumenta su sabor dulce, y que entre más crujiente sea el sonido de algunas texturas, consideramos que saben mejor. 
Cuando disfrutamos un producto de pastelería está implicado todo nuestro universo sensorial.

Recuerdo proustiano:  añoranzas por  una receta clásica de la cocina francesa.

El tema ha sido interés de estudio para la neurociencia y la gastronomía y se conoce como recuerdo proustiano, haciendo alusión al novelista francés del siglo XX Marcel Proust, autor de À la recherche du temps perdu, en español En busca del tiempo perdido. En esta obra compuesta por siete partes, considerada como una de las más relevantes de la literatura francesa y contemporánea, Proust indaga en la memoria sensorial del narrador a través de situaciones que lo conectan con sus recuerdos más lejanos. 

Uno de los momentos descriptivos más poéticos y citados, es cuando el personaje toma un sorbo de té con una ¨madeleine¨2, unas galletas en forma de concha, clásicas de la pastelería francesa en la región de Lorraine3 , al noreste del país.

Al sentir su textura en la boca, el personaje se sumerge en un profundo goce y experimenta un placer que más adelante conecta con el recuerdo de su tía Léonie, quien solía darle ¨madeleines¨ mojadas en té cuando él iba a saludarla a su habitación los domingos. 

Frente a este renacimiento a través de los sentidos de un momento aparentemente olvidado, el personaje agrega:

``Pero cuando nada subsiste ya de un pasado antiguo, cuando han muerto los seres y se han derrumbado las cosas, solos, más frágiles, más vivos, más inmateriales, más persistentes y más fieles que nunca, el olor y el sabor perduran mucho más, y recuerdan, y aguardan, y esperan, sobre las ruinas de todo, y soportan sin doblegarse en su impalpable gotita el edificio enorme del recuerdo.``4 

Ese ¨recuerdo involuntario¨ que nos transporta al pasado por un estímulo sensorial, nos suscita un sentimiento profundo de nostalgia porque podemos percibir fielmente la atmósfera de esos tiempos.

 

La hora del té con pastelería y galletas.

 

Saborear cada miga  del pan:  ingrediente clave para la memoria.  

Cada una de estas épocas depende de las circunstancias y nuestros estados de ánimo: un sabor u olor que rechazábamos puede adquirir otro valor cuando lo probamos de nuevo, lo que nos revela que nuestras percepciones sobre la comida se transforman a medida que nosotros mismos cambiamos. 

Alimentarse es entonces un ejercicio de autoconocimiento y descubrimiento constante. Dejarnos invadir por la sensación innata de un recuerdo proustiano o por el aroma de un pan recién horneado, es despertar de nuevo el asombro por los pequeños detalles y estar conscientes de las estimulaciones sensoriales que recibimos a diario.

Cuando comemos, más allá de la necesidad instintiva de calmar el hambre, hilamos el tejido de las relaciones personales, sumamos a la alacena los encuentros con quienes hemos compartido mientras consolidamos un recetario que marca profundamente nuestras etapas de vida.

Procura que los desayunos que compartes con tu pareja, las onces de la reunión con tus amigas,  las recetas de cocina para tus hijos y ese cafecito que te vas a tomar por primer vez con alguien, te dejen siempre un souvenir dulce en la memoria.

 

Postres de chocolate y recetas fáciles para compartir.

 

¿A qué huelen tus días ahora? ¿Con qué sabores quieres recordarlos?

  ¡Déjanos tus comentarios!

 


_______________________________________________________

1- Nuestro postre de fresa lo servimos en plato azul.

    2- Si quieres cocinar en casa las madeleines, encuentra recetas aquí.

    3- Dato curioso: nuestra Quiche Lorraine lleva ese nombre porque también es de la región de Lorraine.

    4- El extracto lo encontramos en la versión digital del libro, si quieres leer más te compartimos algunas citas en francés.

     

    Comentarios

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Me encantó el artículo . Me pasa que cuando llego a la casa de mi mamá, inmediatamente reconozco por el olor , alguno de los exquisitos platos que suele prepararnos.

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Muy interesante!. Mientras lo leía , me llegó el dulce olor del dulce de guayaba que solían hacer en mi casa.

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Un texto exquisito que te hace evocar exquisiteces de la mamá, de la familia del amor… de los buenos momentos, de los buenos recuerdos. Gracias por hacerme recordar. Felicitaciones

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Maravilloso escrito,recordé sobretodo a mamá con sus delicias,también las panaderías con sus olores y sabores son un placer,gracias

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Que lindo y delicioso escrito, despierta nuestros sentidos.

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Me hizo viajar en el tiempo, Que belleza.
    Gracias

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    ¡Qué lindas palabras! Concuerdo totalmente con éstas y con Proust: los olores y sabores rescatan a menudo del olvido recuerdos lejanos, felices, de momentos marcados por emociones agradables o fuertes. De hecho encuentro sabores fuera de Colombia que me llevan de regreso a la terraza de Mistral Chapinero, donde tuve y tendré tantos momentos felices. ¡Gracias por todo su lindo trabajo, y sigan adelante por favor!

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Hermosa revelación de un acontecimiento tan exquisito como la memoria sensorial y emocional relacionada con los alimentos, gracias por el interés de compartir tus indagaciones en un campo tan inconsciente y tan cotidiano. Exitos !!!!

    COCINA SOLUCIONES SAS NIT 900818240

    Gracias por compartir ese texto tan bonito

    Queremos conocer tus experiencias y opiniones sobre estos temas. Déjanos tus comentarios.